Lunes, 14 de Octubre de 2019
CIUDAD VALLES, S.L.P.
DIRECTOR GENERAL.
SAMUEL ROA BOTELLO
Semana del 24 de Agosto al 30 de Agosto de 2019

El Chapo y el ejército (II)

El Chapo y el ejército (II)

Juan Veledíaz


Podría decirse que todo comenzó en el verano de 1997. Hacia el interior de la secretaría de la Defensa Nacional, hubo un cambio en las alianzas geoestratégicas con Estados Unidos al que se le conoció como el tercer vínculo. En aquel entonces se sumó a los acuerdos políticos y económicos, un lazo en materia de defensa nacional con una cooperación hasta ese momento inédita.

En el ejército de puertas hacia fuera estaba fresco el episodio que llevó a la detención del general de división Jesús Gutiérrez Rebollo, el militar de más alto rango acusado, procesado y exonerado años después por supuestos vínculos con el narco.

Hacia adentro lo que este episodio dejó fue una pausa en la colaboración del ejército con la DEA, la cual encabezó Rebollo, y el inicio de una relación más amplia con el Departamento de Defensa y con el Departamento de Estado, en particular con la Agencia Central de Inteligencia (CIA), cuyo jefe de estación en México en aquellos años era John Coll.

La cooperación de la secretaría de la Defensa Nacional encabezada por el general Enrique Cervantes Aguirre con la CIA, llevó a la creación del Centro de Inteligencia Antinarcóticos (CIAN), pensado como una copia del Central Intelligence Narcotics (CINC), un área de la agencia surgida tras el fin de la Guerra Fría y enfocada en las organizaciones trasnacionales de tráfico de drogas con intereses en la agenda geopolítica en temas como el terrorismo.

El CIAN se creó con dos generales hoy retirados, el entonces coronel Augusto Moisés García Ochoa como jefe, y el entonces teniente coronel Miguel Ángel Patiño Canchola, como segundo comandante. Se integró con un reducido grupo de oficiales que fueron entrenados en las instalaciones de la CIA, en Langley, Virginia. Su preparación se dividió en dos áreas básicas: análisis e investigación. Las labores de investigación incluyeron tareas que por entonces no se hacían, en parte porque resultaba muy caro realizarlas. Un ejemplo era la creación de empresas “fachada”, lo que implicaba gastos en renta de inmuebles, altas en hacienda, papelería y manejo de cuentas bancarias. Todo para ofrecer servicios
y obtener información confidencial, como sucedió con varias compañías que eran “tapadera” de grupos del crimen en el aeropuerto y que fueron infiltradas.

Los primeros golpes del CIAN fueron contra el llamado cartel del Golfo, la detención del entonces líder Oscar Malherbe de León en marzo de 1997 en un centro comercial de la ciudad de México, ocurrió pocos días antes de que se diera la “certificación” del gobierno estadounidense en materia de combate al tráfico de drogas.

Oficiales que participaron en la creación del CIAN, cuentan que la CIA les presentó lo que llamaron “proyecto Caimán”, que después rebautizaron como “proyecto X”, que era donde se vaciaba toda la información generada durante las investigaciones.

Varios de estos oficiales formaron parte también del Grupo Aeromóvil de Fuerzas Especiales (GAFE) del alto mando de la Defensa Nacional. Cuando en el año 2000 se dio la alternancia en la presidencia de la república con la derrota del PRI en las elecciones, hubo cambio en el mando del CIAN y el ya general brigadier García Ochoa dejo su lugar a su colega Roberto Aguilera Olivera.

Dos factores marcarían el devenir de las operaciones del CIAN y el papel de la CIA en los siguientes años: la fuga de Joaquín “El Chapo” Guzmán en enero del 2001 del penal de Puente Grande en Jalisco, y el surgimiento de un grupo paramilitar al servicio del crimen que había sido un pelotón de soldados de fuerzas especiales comisionado en la Policía Judicial Federal.

La colaboración de la CIA con el ejército en los primeros años del sexenio de Vicente Fox, se vio modificada tras el atentado a las torres gemelas del 11 de septiembre del 2001. Los agentes que trabajaban desde 1997 con un reducido grupo de oficiales adscritos al Centro Inteligencia Antinarcóticos (CIAN) del Estado Mayor de la Defensa Nacional, se retiraron del país para trasladarse a Afganistán.

Cuando se fueron las baterías del CIAN estaban enfocadas a recopilar toda la información para la recaptura de Joaquín Guzmán Loera. Cuenta uno de los oficiales que participó en esas tareas, que durante el seguimiento que se le hizo al Chapo se le asignó una clave la cual era Tomás.

Fue más de un año de intervenciones telefónicas en la sierra de Sinaloa y Durango escuchando a Tomás. Este militar recuerda que en diciembre del 2003 se iba a celebrar un festejo en casa de una de sus mujeres y había vigilancia especial, pues cada vez que salía de alguna de sus guaridas para bajar a Culiacán o trasladarse a Durango, se sabía cuál era su punto débil y aumentaba la probabilidad de ubicarlo.

Durante la etapa en que mantuvieron intervenidas sus líneas telefónicas, el Chapo Guzmán tenía la costumbre de que siempre contestaba igual el teléfono.
– ¿Qué pasó amigo, cómo le va?—
Esa era la frase con la que sabían se trataba de él.

La primera operación del CIAN contra el Chapo fue en 2004. Esa ocasión se dirigía a visitar a la señora Consuelo, su madre, al rancho de la Tuna, en Badiraguato. Cuando lo ubicaron pidieron un helicóptero Black Hawk de la Fuerza Aérea. El despliegue fue notorio pues se escuchaban los motores en el aire. La imagen con la que se quedaron los militares de fuerzas especiales que iban por él, fue cuando se subió a una cuatrimoto seguido de su escolta en vehículos similares y huyó.

Pese al despliegue de recursos para obtener información, algo sucedía que generaba suspicacias entre los integrantes del CIAN. Los reportes que recibía el general Aguilera Olivera, eran 90 por ciento fidedignos. El jefe del CIAN decía que ese 10 por ciento que faltaba no le servía para actuar.

La siguiente vez que ubicaron al Chapo fue en Altata, en la costa del Mar de Cortés a poco más de media hora de Culiacán. Uno de los oficiales propuso enviar un equipo de buzos que se infiltraran por el lado del mar a la casa que daba a la playa. Aguilera les dijo que ya no viera tantas películas, y no se hizo.

Otra ocasión ubicaron al Chapo Guzmán en Tamazula, Durango. El lugar donde estaba tenía en los cerros de alrededor colocados centinelas armados. Se pensó en lanzar paracaidistas, llevar francotiradores y eliminar a los centinelas. Un abogado del CIAN se opuso, dijo que eso era homicidio y no se hizo.

Oficiales que pertenecieron al CIAN cuentan que hubo un antes y un después en la estrategia para la recaptura del Chapo. Y fue cuando en uno de los operativos en la sierra donde logró huir, durante el cateo se encontró un sobre similar al que se había entregado con un informe confidencial sobre los movimientos de Guzmán al jefe del CIAN.

-¿Cómo fue a dar a ese lugar?-se preguntaron.
Desde entonces las sospechas de fuga de información se confirmaron.

Hubo también trofeos excepcionales, como el día que quedó identificado todo el anillo de protección formada por militares desertores. En un cateo a uno de los ranchos decomisaron varios equipos de cómputo. En uno había varias fotografías, ahí apareció Manuel Alejandro Aponte Gómez, teniente desertor apodado “el Bravo”, quien traía al hombro un Lao, lanzacohetes desechable estadounidense. Por la forma en que portaba el armamento supieron que había estado en fuerzas especiales. Pidieron información en qué año había realizado el Curso de Oficiales Instructores de Fuerzas Especiales (COIFE), cuando tuvieron la lista identificaron a dos más de esa generación que se habían desertado y andaban con él.

Aguilera dejó la jefatura del CIAN a finales del 2006 con el cambio del sexenio. Cuando el general Guillermo Galván asumió la Defensa Nacional, fue enviado de agregado militar a Buenos Aires, Argentina. A los pocos meses le ordenaron regresar, se le ordenó pedir su baja y fue cesado del ejército. Desde entonces su caso quedó reservado.

Poco antes de que terminara el sexenio foxista, una declaración del general Gerardo Clemente Vega García sonó premonitoria. El saliente secretario de la Defensa Nacional dijo que las cosas se pondrían muy mal, y que meditaba irse a vivir fuera del país.

¿Qué sabía el general Vega que sucedería y que años después se manifestó como una profunda desestabilización en la seguridad interior del país?

Visto en perspectiva, lo que ocurrió en aquellos años salió a relucir hace unos meses durante las comparecencias de los ex socios del Chapo Guzmán en la Corte de Brooklyn, Nueva York.

Las declaraciones de Vicente Zambada Niebla, primogénito de Ismael “el Mayo” Zambada, generaron sorpresa pero vinieron a confirmar lo que desde aquel entonces se sabía.

Fue motivo de suspicacia la súbita “desaparición” como escolta de Vicente Fox, con su más de metro noventa de estatura, del coronel Marco Antonio De León Adams, que según Zambada Niebla era el encargado de dar los “pitazos” para que el Chapo se moviera de donde estaba cada vez que iban por él.

Otro fue el señalamiento que hizo contra el ex oficial mayor de la Sedena en los primeros años del sexenio de Felipe Calderón. El nombre del general hoy retirado Eduardo Antimo Miranda, salió a relucir cuando Zambada Niebla dijo que su padre lo tenía en nómina a cambio de información.

El fantasma del general Aguilera Olivera se paseó por la corte de Brooklyn cuando se dijo que el Chapo y el Mayo Zambada tenían a más militares en servicio activo en su nómina. Uno de ellos “desde el Estado Mayor”, daba aviso cada vez que iban por alguno de ellos.

El epígrafe del juicio que condenó a cadena perpetua al Chapo Guzmán, quedó escrito a partir de la impunidad que cobija a todos los ex funcionarios civiles y militares que con su actuación, permitieron que el país se hundiera en la espiral de violencia e impunidad del cual aún no sale.

facebook. emsavalles Noticias Publicidad
twitter. @emsavalles
sitio web. emsavalles.com
e-mail. emsavalles@hotmail.com

 


emsavalles© 2006 - 2019 Todos los derechos reservados. Queda prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos sin previa autorización.
Emsavalles Publicidad, Escontría, 216-A, Zona Centro, Ciudad Valles, S.L.P. Tel:481-382-33-27 y 481-381-72-86. emsavalles@hotmail.com. contabilidad@emsavalles.com
No. de Certificado de Reserva Otorgado por el Instituto Nacional del Derecho de Autor: 04-2016-022414285700-203.