Martes, 15 de Octubre de 2019
CIUDAD VALLES, S.L.P.
DIRECTOR GENERAL.
SAMUEL ROA BOTELLO
Semana del 14 de Septiembre al 20 de Septiembre de 2019

Una Guardia sin identidad ni cuarteles

Una Guardia sin identidad ni cuarteles

Juan Veledíaz


A unas semanas de su despliegue en gran parte del país, los primeros problemas de la Guardia Nacional quedaron a la vista. Hacia adentro se dice que los elementos que la conforman carecen de “identidad, integración y afinidad”, por la mezcla de civiles y militares, que poseen diferente preparación técnica y táctica, debido a su procedencia. Hacia afuera, los efectivos que han llegado a las capitales de los estados como Guerrero, Michoacán o Guanajuato, no tienen alojamientos y se han habilitados centros deportivos, recintos feriales y cuarteles de policía abandonados. Son solo dos factores que los militares que participaron en el proyecto de la Guardia Nacional no tomaron en cuenta o por la premura, pasaron por alto.

-Venimos a tratar de ayudar, a poner lo que haga falta para que las condiciones de seguridad mejoren entre la ciudadanía- dice el oficial Gilberto, un militar que ronda los 30 años de edad, oriundo de Michoacán, y que en días pasados llegó con sus compañeros al estado de Sinaloa.

Por estos días en la sede de la tercera brigada de Policía Militar, ubicada en El Sauz, en la sindicatura de Costa Rica a las afueras de Culiacán, el movimiento se ha incrementado ya que varias compañías de soldados han sido enviados al sur del estado habilitados como elementos de la Guardia Nacional.

De acuerdo a fuentes castrenses son varios los retos que enfrentan los elementos desplegados en la entidad, el primero y más importante será garantizar el abastecimiento. Otro factor en primer nivel de importancia, son las condiciones no solo físicas sino de conocimientos del personal sobre cuál será su papel en esta faceta en labores de Guardia Nacional.

Y aquí es donde aparece un problema que parece no tener solución en el mediano y corto plazo.

Militares consultados al respecto señalan que los oficiales del ejército que participaron en el proyecto de conformación de la Guardia Nacional no tomaron en cuenta algunos principios doctrinarios castrenses y de la administración de las reglas para organizar, que se desprenden del Manual de Operaciones en Campaña, (MOC).

Entrevistados por separado destacan que las reglas más importantes para resolver problemas de “orgánica”, son la organización y creación de unidades y agrupamientos para misiones especiales, organización o reorganización de instalaciones o dependencias diversas para propósitos tácticos, logísticos o administrativos.

Y es dentro de las actividades administrativas, la que se ocupa de la reunión y disposición de los medios de acción humanos y materiales para construir unidades, dependencias e instalaciones, donde debió quedar establecido el primer paso para dar cabida a la Guardia Nacional, dice uno de estos oficiales que por razones de disciplina pidió no ser citado por nombre ni rango.

“Las reglas para organizar indican que para crear un organismo se deberá tomar en cuanta la condición física, la moral y preparación técnica y táctica del personal, a fin de seleccionarlo, encuadrarlo y adoctrinarlo, debidamente para la función, tarea o propósito a que se le destinará”, señala.

Así mismo al quedar estructurado el organismo deberá observarse entre otras condiciones la identidad, que consiste en que los organismos que tengan una misma función deberán ser similares en cuanto a estructura, personal, material y forma de funcionar. “De cualquier forma se debió de considerar el principio de integración, buscando que los individuos con que se integra el organismo sean afines, para agruparlos bajo un mismo mando”.

Para este militar con casi cuatro décadas de servicio, la organización que se le está dando a los diferentes agrupamientos de la Guardia Nacional carece de “identidad, integración y afinidad”, por la mezcla de civiles y militares, que poseen diferente preparación técnica y táctica, debido a su procedencia.

Esta circunstancia ha provocado lo que sucedió en días pasados, cuando se hicieron públicos los problemas de entendimiento y roces entre los miembros de la Guardia Nacional.

Por una parte, están los elementos de formación castrense, que impide a los militares “decir no” a cualquier orden, aunque se carezca de recursos materiales para su cumplimiento, y por otra parte está el modo de actuar de los policías de extracción civil, que en todo momento demandan de sus jefes los recursos materiales y las condiciones elementales de comodidad y seguridad para desempeñar sus tareas como lo marcan las leyes y reglamentos, explica otro de los entrevistados.

“Para que la Guardia Nacional pueda desempeñarse con eficacia y eficiencia, sus mandos militares deberán rectificar algunos puntos en su integración, de lo contrario se corre el riesgo que se convierta en una ‘Torre de Babel’, donde sus elementos de diferente procedencia hablen idiomas diferentes y termine siendo dicho organismo un ente destinado al fracaso por la falta de coordinación entre sus miembros”, comenta.

SIN CUARTELES
En la primera semana de despliegue de la Guardia Nacional de manera oficial se informó que fueron alrededor de 28 mil efectivos los que en esta fase llegaron a 27 entidades del país.

La característica en común es que más del 90 por ciento de estos efectivos operan con falta de recursos, hay demasiada improvisación y hubo premura en su conformación. A esto se sumó la ausencia de espacios para su alojamiento. Esto ha orillado a que se acondicionaran recintos feriales, centros deportivos, e instalaciones policiales como alojamientos temporales de los efectivos. Algunos más se les habilitaron espacios dentro de las zonas militares e instalaciones castrenses.

El presidente Andrés Manuel López Obrador dijo a principio de mes que la Guardia Nacional inició el segundo semestre de este año con presencia en 132 de las 150 regiones en que fue dividido el país para su operación.

Lo que los medios de comunicación destacaron esta semana fue que hubo casos como Chilpancingo donde los efectivos de la Guardia Nacional fueron hospedados en la sede de la Feria de Navidad y Año Nuevo, un recinto que se utiliza un par de veces al año para festividades temporales y que el resto del tiempo permanece sin actividad. Otro caso fue el de Pénjamo, Guanajuato, donde las autoridades municipales les asignaron un espacio en el Deportivo Sur. Caso parecido ocurrió en Morelia, Michoacán, donde la base de la corporación quedó establecida dentro de las instalaciones de la unidad Deportivo Bicentenario.

PRUEBAS
Si hacia afuera de la Guardia Nacional brotan los problemas logísticos por todos lados, al interior el proceso de selección de quienes integran la Policía Federal para sumarlos a la nueva corporación quedó dividido en dos etapas.

Se le conoce como “Esquema de Evaluación de Control de Confianza Especifico para la Guardia Nacional”, y consiste en una primera fase a cargo de las fuerzas armadas, en el reclutamiento, donde se deberán cubrir los requisitos y pruebas de preselección de candidatos que aspiran a ser dados de alta. En esta fase están incluidas las evaluaciones psicológicas y médico toxicológicas.

La segunda que consiste en el proceso de certificación, según el Esquema dado a conocer por el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), recae en los centros de evaluación federales y estatales.

A estos sitios les toca completar el control de confianza a través de la aplicación de evaluaciones de investigación, que van del ámbito socioeconómico al polígrafo. Para el SESNSP este esquema permitirá optimizar recursos y economizar tiempo en su aplicación, “así como homologar procesos de evaluación acorde a los perfiles que la Guardia Nacional requiere”.

Se tiene la idea de que bajo este “esquema de coordinación complementaria” se robustecerá el proceso de evaluación de control de confianza, ya que previo a la aplicación del Centro de Evaluación se tendrá un análisis documental de salud física y sicológica del candidato para desempeñar el puesto.

Se busca tener “información del evaluado que permitirá contextualizar cada una de las evaluaciones. Esto permitirá que las áreas de Poligrafía, Investigación Socioeconómica e Integración, cuenten con datos relevantes en forma ágil para la valoración de los elementos aportados en las fases previas para emitir el resultado integral”, se lee en el documento.

Y este ha sido uno de los puntos de conflicto en las últimas semanas. Policías federales que se manifestaron por el respeto a sus derechos laborales la semana antepasada, rechazaron que sea el ámbito castrense los encargados de evaluarlos. Argumentaron que los militares no conocen la función policial y su labor es más enfocada a la seguridad nacional y la seguridad interior, que a la seguridad pública, tres ámbitos muy distintos que requieren enfoques diferentes.

El problema sigue sin ser resuelto, mientras buena parte de los efectivos de la PF está a la espera de conocer si sus demandas tendrán cabida o tendrán que acoplarse a los métodos de fusión con la Guardia Nacional ya en marcha.

facebook. emsavalles Noticias Publicidad
twitter. @emsavalles
sitio web. emsavalles.com
e-mail. emsavalles@hotmail.com

 


emsavalles© 2006 - 2019 Todos los derechos reservados. Queda prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos sin previa autorización.
Emsavalles Publicidad, Escontría, 216-A, Zona Centro, Ciudad Valles, S.L.P. Tel:481-382-33-27 y 481-381-72-86. emsavalles@hotmail.com. contabilidad@emsavalles.com
No. de Certificado de Reserva Otorgado por el Instituto Nacional del Derecho de Autor: 04-2016-022414285700-203.