Miércoles, 11 de Diciembre de 2019
CIUDAD VALLES, S.L.P.
DIRECTOR GENERAL.
SAMUEL ROA BOTELLO
Semana del 09 de Noviembre al 15 de Noviembre de 2019

Cambio de etnia, la revolución de los jóvenes Tének

Cambio de etnia, la revolución de los jóvenes Tének

Ignacio Sánchez


Desde muy temprana edad algunos niños descubren que existe una gran diferencia entre los de la zona urbana y ellos, algunos al crecer buscan, en ciudades urbanas, desaparecer su origen cultural, encontrando en las urbes del Norte una oportunidad de cambio y trasformación, que tras volver a su lugar de origen provocan cambios negativos para la cultura que los vio nacer.

UN SUEÑO MEXICANO, DE LA COMUNIDAD A LAS GRANDES URBES DEL NORTE.
Marco Antonio Hernández es un joven de tan sólo 19 años de edad, recientemente llegó a La Lima, una comunidad ubicada en el centro de la zona Tének y al Oeste de Cd. Valles, tras permanecer 5 años en la ciudad de Monterrey, Nuevo león donde fabricaba sanitarios en una empresa que cerró de la noche a la mañana.

Su pueblo natal es La Lima, un sitio que se encuentra en crecimiento, y cuenta con grandes riquezas naturales; y su interconexión con otros Ejidos de la zona Tének lo posicionan como punto clave para llegar al lugar con facilidad en auto de alquiler o en una van de pasajeros.

Las condiciones de vida en su comunidad ya cambiaron, menciona emocionado refriéndose a que ahora hasta tienen aire acondicionado, Marco Antonio describe que la Lima es un lugar que prácticamente no tiene nada de diversión, pues los mayores se dedican a labor del campo, las mujeres emigran de igual manera, e inclusive ni bodas hay en la zona indígena.

Al volver a este lugar se dio cuenta que en efecto los jóvenes están teniendo una revolución étnica, pues a varios de los que conoce y son de nuevas generaciones le comentan que no quieren ser indígenas, que les cala hasta en los huesos porque nacieron así.

MIGRACIÓN INDÍGENA
Hace 5 años Marco Antonio tenía sólo 14 años, un día se levantó de su cama y se dijo a si mismo que iría a buscar trabajo a Monterrey N.L., un lugar a más de 500 kilómetros de distancia, pero donde la mayoría de sus amigos, primos y familiares habrían migrado por falta de oportunidades y por lo que se escuchaba entre la comunidad, la bonanza del norte estaba esperando.

Dice que actualmente existen jóvenes que sólo están esperando terminar el bachillerato para comenzar el viaje que él realizó. A ellos les comenta su mala experiencia en el norte, pero no se desaniman, pues hay quienes se esmeran y salen adelante, esos nunca más los vuelven a ver en la zona indígena, pues como dice él, ¿Quién regresaría aquí?, donde no hay nada y donde allá lo tienen todo…

DIVERSIDAD E IGUALDAD SOCIAL
“La migración trae consigo drogadicción, antes la juventud era muy sana, hoy usan marihuana y hasta cristal” comentó Leopoldo García Oliver director de Diversidad e igualdad sexual, además indicó que entre los indígenas es muy común que su vida se lleve con usos y costumbres, los que viven ahí, pero los que ya viven en otro lugares ya no hacen de sus raíces una tradición, traen modismos de otros lugares, su forma de hablar, a veces ellos mismos discriminan sus costumbres, como la quema de arcos, danzas, rosarios, les causan vergüenza porque siente o creen que son mejores con un status superior.

Agregó que recientemente algunos jóvenes han solicitado apoyo al departamento para orientarse en el cambio de nombre, porque algunos dicen que no les favorece tener apellidos indígenas, pues buscan obtener puestos más altos en las ciudades donde son identificados y suelen tratarlos como empleados inferiores.

VOLVIENDO A CASA
El regreso de un indígena a su comunidad, después de haber pasado gran tiempo fuera de su lugar de nacimiento o donde se desarrolló es parecido al fenómeno del “gabacho”, donde llegan los jóvenes de Estados Unidos y son admirados por sus logros económicos, sus autos y camionetas de lujo y por supuesto la exclusión de sus orígenes, pues como una maldición se convierte el que ya no quieren ser indígenas de nueva cuenta y trasforman su entorno en la modernidad.

Menciona nuestro amigo Marco Antonio que cuando regresó a La Lima, él se encontró sin un súper en la esquina, sin servicios de internet o TV de paga, siendo su última diversión volver a crear el Arco de día de Muertos o hacer máscaras como otras personas, para alejarse de las otras personas que ya están cambiando el entorno, unos utilizan drogas para divertirse.

Por otra parte, muchas de las jovencitas que se van a emplear ya no regresan pues encuentran en ese lugar una pareja con la cual formar una familia, otras más siguen laborando y no ven a futuro regresar con las manos vacías a su comunidad, mucho menos con una descendencia en brazos.

A LA “JUSTIN BIEBER”
Uno de los cambios que tienen muchos jóvenes indígenas es la vestimenta, dejan de utilizar lo tradicional, ya que el contacto con la modernidad hace que acudan a la ciudad en busca de ropa similar a sus artistas favoritos o personajes de series, ya que viven en una existencia irreal, aparentan lo que no son, porque no pueden vivir sin un “cambio” en su vida.

Algunos jóvenes adquieren ropa, calzado y aparatos electrónicos, de los apoyos federales del gobierno al ser estudiantes, estos accesorios son como su pista de despegue a una realidad muy lejana a la cual se encuentran, el ponerse los auriculares y olvidarse de algunos problemas con la música, algunos incluso llegan a adoptar conductas de sus artistas favoritos.

XANTOLO VS HALLOWEN
El profesor Leopoldo Espinosa Oliver director de Igualdad y Diversidad Social (DIDS) en Ciudad Valles en entrevista para este medio dijo: “El conflicto que tienen los indígenas que no quieren participar en Xantolo, es porque toman costumbres del extranjero como es el Halloween, el cual afecta a las creencias ancestrales por preferirlas", argumentó que hace 8 años la zona indígena cambió mucho. Finalizó diciendo que hay muchas conductas antisociales y perjudiciales para la Cultura Tének.

Modismos de Guadalajara, Monterrey y de los Estados Unidos, los adquieren cuando viajan a buscar empleo o mejorar su vida, puso como ejemplo el Xantolo y el Halloween, donde la tradición se disipa mucho a la verdadera tradición de Día de Muertos, los hacen llegar con una serie de costumbres americanas, donde cambian el Xantolo por el Halloween y se visten con disfraces.

NO AL DÍA DE LA RAZA
A vísperas del 12 de octubre pasado, José Doroteo Hernández, director de Asuntos Indígenas y representante de los pueblos en la alcaldía de Valles en una entrevista a este medio de comunicación, dijo que sus hermanos indígenas no festejan diversas actividades como lo es el día de la raza, evento el cual respetan pero no es una celebración propia de ellos, aunque en los planteles educativos les piden que participen en homenajes o celebraciones cívicas por el evento, lo cual representa una falta de comprensión a los indígenas, pues no se les toma en cuenta si pueden celebrarlo o no.

facebook. emsavalles Noticias Publicidad
twitter. @emsavalles
sitio web. emsavalles.com
e-mail. emsavalles@hotmail.com

 


emsavalles© 2006 - 2019 Todos los derechos reservados. Queda prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos sin previa autorización.
Emsavalles Publicidad, Escontría, 216-A, Zona Centro, Ciudad Valles, S.L.P. Tel:481-382-33-27 y 481-381-72-86. emsavalles@hotmail.com. contabilidad@emsavalles.com
No. de Certificado de Reserva Otorgado por el Instituto Nacional del Derecho de Autor: 04-2016-022414285700-203.