Domingo, 09 de Agosto de 2020
CIUDAD VALLES, S.L.P.
DIRECTOR GENERAL.
SAMUEL ROA BOTELLO
Semana del 04 de Julio al 10 de Julio de 2020

¿Tienes dificultades?

¿Tienes dificultades?

Rodolfo del Ángel del Ángel



¿Ha pasado usted por una experiencia en la que se ha sentido a merced de las circunstancias? Me refiero a esas situaciones en las que el caos le rodea y no advierte salida alguna. Añádale usted a todo esto, el hecho de que, con frecuencia, los problemas no vienen solos. Hace algunos años, mi esposa y yo decidimos ir a la playa. Nos aproximamos a la orilla del mar en el vehículo que conducía. Ella me advirtió: --Ten cuidado, no vayas a quedar varado en la arena, mejor aléjate--. Como en otras ocasiones, no hice caso a su prudente consejo. Las llantas comenzaron a derrapar. En mi intento desesperado por salir terminé hundido en la arena.

¿Cuál es su reacción cuando la vida se le complica? Con frecuencia, en el intento desesperado por salir de sus dificultades termina más hundido en ellas. Ante tales circunstancias, escucho expresiones como estas: Dios no me escucha, siempre me toca la peor parte, porqué a otros que actúan de mala manera les va mejor. En fin, las expresiones de frustración y derrota se pueden multiplicar. Pero hay algunas consideraciones que debemos tomar en cuenta a fin de valorar adecuadamente las dificultades. En primer término, muchos de los problemas que nos agobian resultan de nuestra falta de prudencia. De la misma manera que terminé hundido en la arena por no tener la sensatez y la humildad de escuchar un consejo sabio, terminamos frustrados por dificultades que nosotros nos buscamos.

No escuchamos la paciente y amorosa voz de Dios que nos advertía. Dios nos habla de muchas formas: en su Palabra, a través de otras personas que nos aportan su sabiduría y experiencia, a través de las circunstancias mismas que nos indican que estamos tomando un camino equivocado. El asunto es si nosotros estamos realmente dispuestos a escuchar su voz y dejarnos guiar.

Otros problemas vienen como consecuencia de las decisiones y acciones de otras personas que nos llegan a afectar. Esto se vuelve especialmente complicado cuando esas personas están dentro de nuestro círculo íntimo. ¿Ha oído usted historias de abuelos envueltos en las dificultades domésticas de sus hijos? Ellos se preocupan por los nietos que sufren el abandono y las consecuencias de la irresponsabilidad de los padres. Luchan por ayudar, pero a la vez no pueden intervenir directamente. Qué difícil es aceptar que hay un límite para todas las cosas. ¡Cada quien debe hacerse cargo de sus propias responsabilidades! No es un asunto de indiferencia o desamor sino de entender la tarea que Dios dio a cada quien.

Finalmente, están aquellas dificultades que no propiciamos, pero que nos acontecen, porque la vida es vida y porque somos humanos. Ciertamente que no podemos elegir no tener problemas jamás, pero si la actitud con que conviene encararlos. La diferencia de bienestar entre persona y persona, no es un asunto de quien tiene más o menos dificultades, sino la actitud con la cual se vive la vida. Ciertamente que, si tenemos la convicción de que Dios no se equivoca, de que nunca nos abandona, de que en cada prueba hay una bendición escondida o una gran lección que aprender, entonces, habremos descubierto el íntimo secreto de la paz del corazón. Me encanta la oración de la serenidad que describe precisamente esa actitud: Señor: concédeme serenidad para aceptar las cosa que no puedo cambiar; valor para cambiar las que si puedo; y sabiduría para distinguir la diferencia. Dios, que se haga Tu voluntad y no la mía. Amén.

 


emsavalles© 2006 - 2020 Todos los derechos reservados. Queda prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos sin previa autorización.
Emsavalles Publicidad, Escontría, 216-A, Zona Centro, Ciudad Valles, S.L.P. Tel:481-382-33-27 y 481-381-72-86. emsavalles@hotmail.com. contabilidad@emsavalles.com
No. de Certificado de Reserva Otorgado por el Instituto Nacional del Derecho de Autor: 04-2016-022414285700-203.