Jueves, 15 de Abril de 2021
CIUDAD VALLES, S.L.P.
DIRECTOR GENERAL.
SAMUEL ROA BOTELLO
Semana del 06 de Marzo al 12 de Marzo de 2021

Estrés Laboral, un riesgo mortal

Estrés Laboral, un riesgo mortal

Carlos Hernández



Los síntomas pueden ir desde un ligero mal humor hasta graves depresiones, casi siempre suelen ir acompañadas de un cierto agotamiento y debilidad física.

El estrés laboral se produce debido a la excesiva presión que tiene lugar en el entorno de trabajo, generalmente es consecuencia del desequilibrio entre la exigencia de mandos superiores y la capacidad o recursos disponibles para cumplirla eficientemente.

Excesiva responsabilidad, demasiada carga, relaciones humanas problemáticas y condiciones laborales insatisfactorias, son las principales causas del malestar al interior de una empresa.

Cada individuo reaccionará de manera diferente a éste tipo de clima, estos factores no afectan de la misma forma a todas las personas. Existen individuos que pueden soportar perfectamente una gran carga de trabajo y sin embargo, no son capaces de sobrellevar una gran responsabilidad; hay también empleados que trabajan mejor bajo presión.

El ser humano fue creado fisiológicamente con la capacidad para detectar las señales que
indican peligro y tiene la opción de acercarse a las situaciones que generan amenazas, o evitarlas y alejarse de ellas. "El estrés no sobreviene de modo repentino y se apodera de la gente como si se tratase de una emboscada".

El estrés desde que aparece, hasta que alcanza su máximo efecto, va pasando por una serie de etapas, durante las cuales se puede detener la acción que este trastorno genera o permitir que este se desarrolle plenamente hasta llegar a las últimas consecuencias

-Fase de Alarma. La fase de alarma constituye el aviso claro de la presencia de un agente.

-Fase de resistencia. cuando la presencia del estrés supera la primera.

-Fase de agotamiento. Trae consigo enfermedades, patologías, problemas motores o cognitivos, trastornos variados, desde inmunológicos hasta sexuales, psicológicos y más son las consecuencias según estudios médicos.

La presión emanada de los directivos para "fomentar la productividad", pueden resultar contraproducentes, pues en vez de que el trabajador sienta la imperiosa necesidad de cumplir, se registra un descenso acentuado de la productividad. Incluso se puede generar una mayor rotación de trabajadores.

Los métodos para evitar que el trabajo coarte con la vida diaria del empleado son sencillos y sólo requieren de que en ambas partes, tanto el patrón como el subordinado, tengan empatía y sepan respetar la calidad de vida que se merecen.

Dieta equilibrada, ejercicio físico regular, desconectarse completamente del trabajo una vez que se salga de la oficina, acostarse siempre a la misma hora y no dormir menos de seis horas, tomarse un respiro por medio de unas vacaciones y más pueden generar mejores resultados que el apegarse en exceso al trabajo.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), el estrés laboral es identificado como un grupo de reacciones emocionales, psicológicas, cognitivas y conductuales ante exigencias profesionales que sobrepasan los conocimientos y habilidades del trabajador para desempeñarse de forma óptima.

De forma específica, algunos estudios han hallado que altas exigencias laborales dan como resultado siete veces mayor riesgo de agotamiento emocional; poco apoyo de los compañeros, dos veces mayor riesgo de problemas en espalda, cuello y hombros; bajo control del trabajo, dos veces mayor riesgo de mortalidad cardiovascular y, mucha tensión puede producir tres veces mayor riesgo de morbilidad por hipertensión.

Recientemente, un estudio de la Academia Americana de Neurología, halló una relación que las personas con trabajos demandantes y poco control sobre ellos tienen 58 por ciento más probabilidades de sufrir una isquemia y 22 por ciento más de hemorragia cerebral.

Asimismo, la OMS estima que entre el 21 y 32 por ciento de casos de hipertensión en América Latina están relacionados con altas exigencias laborales y bajo control.

Un estudio europeo mostró el aumento de los suicidios en nueve de los 10 países europeos estudiados del 2007 a 2009. Aquellos países con situaciones económicas más críticas fueron los que tuvieron un mayor aumento de los suicidios.

Como respuesta a este mal, una de las medidas propuestas tanto por la OMS, ha sido la introducción del "estrés laboral" y "otras enfermedades profesionales", dentro de los planes de evaluación y control de riesgos químicos, biológicos y físicos por parte de los empleadores a fin de contribuir al bienestar de los trabajadores en sus lugares de trabajo.

 


emsavalles© 2006 - 2021 Todos los derechos reservados. Queda prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos sin previa autorización.
Emsavalles Publicidad, Escontría, 216-A, Zona Centro, Ciudad Valles, S.L.P. Tel:481-382-33-27 y 481-381-72-86. emsavalles@hotmail.com. contabilidad@emsavalles.com
No. de Certificado de Reserva Otorgado por el Instituto Nacional del Derecho de Autor: 04-2016-022414285700-203.