Miércoles, 06 de Julio de 2022
CIUDAD VALLES, S.L.P.
DIRECTOR GENERAL.
SAMUEL ROA BOTELLO
Semana del 13 de Mayo al 19 de Mayo de 2022

Un tesoro a la mano

Un tesoro a la mano

Rodolfo del Ángel del Ángel



Una afirmación que he escuchado en varias ocasiones a lo largo de la vida es, en palabra más o menos semejantes: "No leo la Biblia por que se me hace muy difícil de entender". No me tomo muy en serio tal afirmación, Tengo la sospecha de que, quienes así se expresan, en realidad no se han dado el tiempo de abrir las Escrituras y leerlas con verdadero interés. Hay una historia que ilustra lo que aquí expreso. Una niña, inquieta y ocurrente, como suelen ser las niñas, viendo en el estante un volumen preguntó a su madre qué era ese libro, a lo que la madre contestó: Ese es el libro de Dios, hija. Bueno, mamá, --respondió la niña-- no crees que deberíamos devolvérselo, nosotros no lo leemos.

La mayoría de nosotros tenemos en casa una biblia, o varias, el asunto es abrirla para recibir su mensaje, de otra manera es un tesoro divino del cual no obtenemos provecho alguno.

Es verdad que el Biblia encontramos pasajes de difícil comprensión, imágenes, símbolos, figuras de lenguaje que requiere explicación, pero su mensaje esencial, su mensaje de salvación es tan claro y sencillo que aún un niño puede comprenderlo.

Por muchos siglos, especialmente, durante el período medieval, la Biblia permaneció como un libro prohibido para el pueblo al que solo tenía acceso el alto clero, solamente ellos tenían el derecho a leerla y a determinar su interpretación. Aún si, si alguna persona común hubiese tenido en sus manos una biblia, de todas formas, no hubiese podido tener acceso a su mensaje, básicamente por dos razones: la mayor parte del pueblo era iletrada, no sabía leer, y la otra razón es que la biblia estaba escrita en latín que era el lenguaje oficial del alto clero que solo ellos comprendían. Tenemos, entonces, que durante ese período muchas personas anhelaban conocer la Escritura, pero, sencillamente, no tenían acceso a ella.

Uno de los grandes legados de la Reforma Protestante fue poner en manos del pueblo la biblia traducida al idioma común y, de hecho, se convirtió en el libro de texto en el cual muchos aprendieron a leer, mientras la fe salvadora en Cristo Jesús se encendía en sus corazones. Una de las enseñanzas de Lutero el gran reformador de la iglesia fue la perspicuidad de las Escrituras. Esto significa la sencillez de la Escritura en lo que se refiere al mensaje de salvación. Pablo escribe a su hijo en la fe, el joven pastor Timoteo: "y que desde la niñez has sabido de las Sagradas Escrituras, las cuales te pueden hacer sabio para la salvación que es en Cristo Jesús". (2 Timoteo 3:16)

Hoy, más que nunca en la historia, la biblia es accesible a todos, contamos con un gran número de excelentes traducciones al alcance de todos en un lenguaje actual y sencillo. Estas versiones no solo están disponibles en formato impreso, sino digital y gratuitamente. Muchos biblistas expertos han trabajado intensamente por años para traducir la biblia de sus lenguas originales a las distintas lenguas vivas como el español. Si la Biblia sigue siendo un libro cerrado para muchos es porque no hay interés en leerla y recibir su mensaje eterno, lo cual significa una pérdida para nuestra alma.

Abramos las Escrituras, descubramos el tesoro que hay en ellas y que no es otro que conducirnos a la verdad eterna que trae la salvación y la vida eterna que hay Cristo Jesús y al conocimiento del Dios Creador, redentor y sustentador, Padre, Hijo y Espíritu Santo, el Dios vivo y verdadero.

 


emsavalles© 2006 - 2022 Todos los derechos reservados. Queda prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos sin previa autorización.
Emsavalles Publicidad, Escontría, 216-A, Zona Centro, Ciudad Valles, S.L.P. Tel:481-382-33-27 y 481-381-72-86. emsavalles@hotmail.com. contabilidad@emsavalles.com
No. de Certificado de Reserva Otorgado por el Instituto Nacional del Derecho de Autor: 04-2016-022414285700-203.